Caracas.- Jóvenes venezolanos en las calles con el rostro cubierto, lanzaron un frasco lleno de excremento a los diferentes guardias nacionales, que se escudaban detrás de una tanqueta durante las protestas contra el gobierno de Venezuela del Presidente Nicolás Maduro.

La atención se ha centrado en los últimos días en las llamadas “puputov”, la más reciente arma de la oposición venezolana, aunque por varias semanas los jóvenes han mostrado su creatividad para diseñar implementos para protegerse o enfrentar a las fuerzas de seguridad: máscaras antigases hechas con botellas de refresco y escudos fabricados con tapas de madera y latón de basureros, muchos decorados con motivos medievales.

En un país donde el colapso económico convirtió en una odisea el conseguir alimentos, medicinas y productos básicos como el papel higiénico, los manifestantes recurren a cualquier desecho que pueda servirles durante las movilizaciones que casi a diario, desde hace más de un mes, terminan en confrontaciones con las autoridades.

Y la oposición ha dicho que no tiene intención de retirarse de las calles.

“Nosotros utilizamos estos implementos simplemente para protegernos”, dijo el congresista opositor Juan Andrés Mejía, mientras un hombre le cubría la cabeza con un escudo de madera.

Poco después, y a pesar de la protección, Mejía fue golpeado con una lata de gas lacrimógeno. “Gracias al casco no fue grave”, dijo.

Al menos 38 personas han fallecido y más de 700 han resultado heridas en las protestas que se iniciaron a finales de marzo a raíz de dos sentencias que dictó el Tribunal Supremo de Justicia con las que asumió las competencias legislativas de la Asamblea Nacional y limitó la inmunidad de los diputados.





Esta nota tiene 379 palabras

No hay comentarios

Dejar respuesta