Río de Janeiro.- Eduardo Paes, exalcalde de Río de Janeiro, se encuentra siendo investigado por supuestamente haber recibido 5 millones de dólares en pagos para facilitar la construcción de escenarios deportivos relacionados con los Juegos Olímpicos.

Paes, uno de los principales gestores de los Juegos en Río, figura entre docenas de políticos involucrados en un abarcador escándalo de corrupción, en el que la empresa constructora Odebrecht pagó sobornos para obtener contratos.

El nombre de Paes aparece en los documentos publicados el martes por la corte suprema de Brasil, y el exalcalde podría terminar en los tribunales si la fiscalía decide imputarlo.

En un comunicado de su vocera Tereza Fayal, Paes negó las acusaciones que aparecen en acuerdos de colaboración firmados por empleados de Odebrecht. El exfuncionario catalogó las imputaciones como “absurdas y falsas”.

“El (Paes) niega vehementemente haber aceptado sobornos para facilitar, o para beneficiar, los intereses de la compañía Odebrecht”, señala el comunicado.

Paes se involucró de lleno en las obras olímpicas dos años antes de los Juegos, poco después que el vicepresidente del COI John Coates catalogó los preparativos de la ciudad como “los peores” que había visto. El COI elogió en varias ocasiones al alcalde por acelerar las obras.

Mientras aumentaban los rumores de irregularidades en la antesala de los Juegos, Paes adoptó un tono desafiante y en varias ocasiones retó a los periodistas a que encontraran corrupción en el ayuntamiento.

Unos días después de la clausura de los Juegos, Paes y el líder del comité organizador, Carlos Nuzman, recibieron la “Orden Olímpica” de parte del presidente del COI, Thomas Bach.





Esta nota tiene 273 palabras

No hay comentarios

Dejar respuesta