Quito.- La policía ecuatoriana, descubrió mediante una llamada telefónica anónima, una bomba artesanal debajo del automóvil del Jefe del Cuerpo de Bomberos, Eber Arroyo, la cual fue detonada de manera controlada.
El explosivo estaba en el automovil ubicado en el parqueadero de la sede de la institución, en la calle Veintimilla, en una de las zonas más  comerciales de la ciudad, por ello el edificio fue evacuado y revisado por perros expertos en rastreo de bombas y el sector acordonado.
Junto al aparato explosivo fue encontrada una carta, aparentemente dirigida al jefe de los bomberos, cuyo contenido no fue revelado.




Esta nota tiene 107 palabras .

No hay comentarios