Con la finalidad de agilitar los procedimientos judiciales sin alterar el debido proceso, el Consejo de la Judicatura (CJ) plantea la figura del juicio rápido en el nuevo Código Integral Penal.

El titular del CJ, Gustavo Jalkh, explicó que esta figura determinará la gravedad o no de los delitos para ser juzgados rápidamente en una o dos audiencias a nivel del juez penal.

“El juicio rápido significa que cierto tipo de delitos puedan ser juzgados rápidamente y no necesariamente llevados a un tribunal penal”, sostuvo.

Jalkh indicó que esta propuesta no perjudica el debido proceso ya que siempre existirán los debidos recursos y las apelaciones pertinentes.

Asimismo, el funcionario sostuvo que el juicio rápido no eximirá aspectos como la evaluación de pruebas y una defensa pública adecuada.





Esta nota tiene 123 palabras . .

No hay comentarios