Ante las protestas generadas estas semanas en Brasil y en la que ya hay dos muertos, la presidenta de esa nación, Dilma Rousseff, hizo un llamado a la ciudadanía para acabar con estas manifestaciones.

La mandataria indicó que los ciudadanos deben aprovechar la energía que utilizan en las protestas para avanzar más rápido y hacer los cambios aún no realizados por limitaciones políticas y económicas.

La Jefa de Estado se presentó por 10 minutos en cadena de radio y televisión y anunció que invitará a gobernadores y prefectos de toda la nación para sumar esfuerzos y alcanzar un pacto nacional destinado a mejorar los servicios públicos.

Rousseff ratificó su combate a la corrupción e instó a todas las instituciones públicas a tomar de ejemplo la transparencia del Gobierno y abrir sus cuentas, así como prometió establecer mecanismos para facilitar un mejor control de la ciudadanía sobre los recursos estatales.

“Es la ciudadanía, no el poder económico, que debe ser escuchado en primer lugar”, enfatizó, al tiempo que rechazó la violencia y los actos vandálicos de una minoría.





Esta nota tiene 173 palabras

No hay comentarios