BRASILIA(CRE.).-Brasil tendrá que prepararse para la eventualidad de que las protestas puedan extenderse durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) católica en julio, cuando está prevista la visita del Papa, advirtió hoy el ministro jefe del gabinete de la Presidencia, Gilberto Carvalho.

“Tenemos que estar preparados incluso para la (eventualidad de que) la Jornada ocurra en un clima en que estén ocurriendo manifestaciones en el país”, afirmó el ministro en una reunión con organizadores de la JMJ en el palacio presidencial en Brasilia.

“La coyuntura evoluciona tan rápidamente que no hay mucho cómo profetizar, decir que ocurrirá esto o aquello, sería temerario, pero tenemos que estar preparados”, dijo.

Más de un millón de personas se manifestaron en las principales ciudades de todo el país la noche del jueves en Brasil, en una ola de protestas que comenzaron contra el aumento del precio del transporte público y se extendieron a los gastos públicos en la Copa del Mundo, que los brasileños reclaman para salud y educación.

La Jornada Mundial de la Juventud se celebrará en Rio de Janeiro, una de las ciudades donde las protestas han sido mayores, entre el 23 y el 28 de julio, y son esperados más de dos millones de personas en los eventos.

El papa Francisco estará presente, lo que ha aumentado el interés de los fieles, ya que será su primer viaje internacional.

Carvalho dijo que el gobierno buscará que la JMJ “sea la que soñamos” y “que signifique un marco de movilización por la esperanza, la paz, y la vocación de la juventud para comprometerse”.

Fuente: Los Andes





Esta nota tiene 265 palabras . .

No hay comentarios