NUEVA YORK (CRE.).-Los isleños y el Reino Unido quieren ver al papa Francisco lejos del conflicto por las Malvinas. Ése, por lo menos, fue uno de los mensajes que se escuchó ayer en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde la Argentina obtuvo, otra vez, un sólido respaldo a su reclamo por la soberanía sobre las islas.

Tal como ocurre todos los años, el Comité de Descolonización de la ONU, integrado por 24 países, adoptó por consenso una resolución que insta a la Argentina y al Reino Unido a retomar el diálogo para resolver “la cuestión de las islas Malvinas”.

“Lamentablemente, el fin de la controversia está aún secuestrado en Londres”, dijo el canciller Héctor Timerman, durante su discurso ante el Comité, en el que insistió en que el gobierno británico acepte retomar las negociaciones, congeladas desde hace años.

Timerman criticó con dureza el referéndum que hicieron los isleños el 10 y el 11 de abril, en el que eligieron por una abrumadora mayoría seguir bajo la tutela británica. El canciller recordó que esa consulta no fue avalada por la ONU, y dijo que era una “encuesta” y un “instrumento de propaganda” para justificar la ocupación. Además, reclamó que Londres retire todos los submarinos nucleares del Atlántico Sur, una presencia que Gran Bretaña, por cuestiones de seguridad, nunca confirmó.

El Reino Unido volvió a eludir la reunión del Comité, a la cual concurrió, al igual que años anteriores, Michael Summers, integrante de la Asamblea Legislativa de las islas Malvinas. Frustrado, Summers acusó a los países que integran ese cuerpo de la ONU de darles la espalda a los deseos de los isleños.

“Han perdido por completo el rumbo”, dijo luego, tras la votación, durante una conferencia de prensa a la cual concurrió junto al embajador británico ante la ONU, Lyall Grant.

Uno de los periodistas le preguntó a Summers si creía que unas hipotéticas gestiones del papa Francisco podían ayudar a restablecer las negociaciones entre ambos gobiernos. Summers dijo que lo último que necesitaba el conflicto era religión. Cuando LA NACION extendió la pregunta a Grant, el diplomático coincidió. “Desde luego, comparto la visión de que la religión probablemente no ayude a resolver el conflicto”, afirmó. Ambos insistieron, otra vez, en que están dispuestos a retomar el diálogo siempre y cuando se siga la política adoptada por el Reino Unido en los últimos años: que cualquier negociación no vaya por encima de los isleños, sino que los incluya, una exigencia que el gobierno argentino rechaza.

“No es una cuestión bilateral entre el Reino Unido y la Argentina”, afirmó Grant, en disidencia con las resoluciones de la ONU, que han establecido que el conflicto por las islas es una disputa territorial, de soberanía. “Es sobre el futuro, el bienestar y la prosperidad de la gente en las islas Falkland [por Malvinas]”, continuó.

Minutos después de la conferencia de Summers y Grant, llegó el turno de la réplica de Timerman, quien respondió las preguntas de los periodistas en el mismo lugar.

“Fue justamente un Papa el que decidió cómo se iba a dividir el nuevo mundo, así que ya hubo intervenciones de un Papa en temas relacionados con los temas que hacen a la política y la geopolítica”, dijo, cuando se le preguntó por una posible intervención de Francisco. Se refería a las bulas del papa Alejandro VI de 1493, que le dio a España -en ese entonces, el Reino de Castilla y Aragón- las tierras al sur y al oeste de un meridiano, una zona que incluía las islas.

Timerman volvió a rechazar cualquier diálogo que incluya a los isleños, y en la enésima crítica al referéndum se refirió a la cantidad de votantes: “Hay menos británicos en las islas que en mi barrio en Buenos Aires, Palermo”.

Con todo, el canciller reconoció que el conflicto no se resolverá hasta que no cambie la ONU, donde el Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Rusia y China cuentan con más poder que el resto de los estados miembros al ser los únicos países con poder de veto y una silla permanente en el Consejo de Seguridad. Rusia y China apoyaron ayer a la Argentina.

“El tema acá es que las Naciones Unidas tiene que retomar el camino por el cual fue fundada, que es que la Asamblea General es el órgano rector, y el Consejo de Seguridad es un apéndice de la Asamblea General. Cuando eso ocurra, muchos de los problemas, incluido el de las Malvinas, van a estar resueltos”, apuntó.
Homenaje de ex combatientes a los caídos

Vestidos con uniformes e insignias de combate, portando banderas argentinas y una imagen de la Virgen de Luján, cientos de ex combatientes de Malvinas marcharon ayer por la Avenida del Libertador, desde Callao hasta el cenotafio que recuerda a los 649 soldados caídos en la guerra de 1982, en la plaza San Martín, en Retiro. Con la consigna “Malvinas, el pueblo te abraza”, los ex soldados y familiares de los caídos desfilaron por las calles de Buenos Aires por primera vez en 31 años.

Fuente: La Naciòn





Esta nota tiene 828 palabras . .

No hay comentarios