La Cancillería emitió un comunicado en el que rechaza los comentarios vertidos por el Gobierno de Estados Unidos y su embajador en Ecuador, Adam Namm, en relación a la Ley Orgánica de Comunicación, aprobada por la Asamblea Nacional.

El ente diplomático indicó que son infundadas las preocupaciones del Departamento de Estado estadounidense, ya que no se ajustan a la realidad que impera en el país en el ámbito de la libertad de expresión.

El pasado martes, Jen Psaki, portavoz del Departamento de Estado, expresó la preocupación de su Gobierno porque consideran que la ley podría restringir la libertad de prensa y limitar la habilidad de los medios independientes de ejercer sus funciones como parte crítica de la democracia ecuatoriana.

El Ministerio de Relaciones Exteriores hizo una invitación al Gobierno estadounidense para estudiar el texto completo de la ley, antes de emitir juicios de valor sobre el mismo.

En el comunicado, la Cancillería puso énfasis que la Ley representa una contribución para la democracia y fortalece el acceso a la información veraz y oportuna.





Esta nota tiene 169 palabras . .

No hay comentarios