De acuerdo con el periodista Ramón Jimeno, el Ejército estadounidense, aprovecha la situación económica de estos latinos que “buscan la forma de ganarse la vida” para atraerlos a su cuerpo militar.

Un claro ejemplo de este abuso es la contratación de soldados colombianos, por algunas empresas privadas de seguridad como Academi (anteriormente conocida como Blackwater).

Esta compañía estadounidense mediante las redes sociales, busca sus presas, y los que aceptan la propuesta tienen que pasar pruebas físicas y comprobar que son capaces de soportar las condiciones más extremas, para luego trasladarlos a las zonas de guerra.

“Es más un asunto de negocio, […] son los proveedores de servicios los que están interesados en que este tipo de soldados estén circulando alrededor del mundo y que tengan una preparación y una formación adecuada para prestar cualquier servicio”, añade Jimeno.

En el año 2006, la compañía estadounidense ID System con la falsa promesa de un sueldo de 10.000 dólares mensuales reclutó a muchos de estos militares colombianos, para la guerra de Irak a las que al final les pagó 1000 dólares mensuales.

Fuente: Hispana TV





Esta nota tiene 177 palabras . .

No hay comentarios