Los militares estadounidenses han destruido más de 77.000 toneladas de equipos -incluidos los vehículos de transporte de tropas antiminas- en la preparación para el retiro de Afganistán a fines de 2014, reportó The Washington Post este jueves.

Equipos militares por un valor que supera los 7.000 millones de dólares ya no son necesarios y sería demasiado caro enviarlos de regreso a Estados Unidos, razón por la cual están siendo destruidos y el metal vendido como chatarra en el lugar, informa el Post, citando fuentes militares estadounidenses.

Donar el material al gobierno afgano es complicado por problemas burocráticos y además los oficiales estadounidenses no creen que los afganos puedan mantener esos equipos.

Por otra parte, sería demasiado caro vender o donar el material a países aliados a causa del costo de sacarlo de Afganistán.

Entre los equipos que son destruidos por trabajadores contratados de Nepal y otros países para venderlos como chatarra, se incluyen los vehículos protegidos contra emboscadas y resistentes a minas (MRAP, por su sigla en inglés), señala el cotidiano.

Más de 24.000 MRAP fueron construidos para las tropas en Iraq y Afganistán desde 2007 en un apresurado programa que costó unos 45.000 millones de dólares, según datos del Pentágono.

Unos 2.000 de los 11.000 MRAP actualmente en Afganistán fueron calificados de “excedentarios”, afirma el Post.

“Estamos haciendo historia con esto”, dijo el mayor general Kurt Stein, que supervisa la retirada de Afganistán al diario. “Es la mayor misión de retirada de la historia”.

Fuente: AFP





Esta nota tiene 239 palabras . .

No hay comentarios