Rami Hamdala,  primer ministro palestino, dimitió ante el presidente Mahmud Abás, a tan solo 14 días de jurar su cargo, por inconformidad sobre su amplitud de poderes, informó Maan, agencia independiente palestina.

Abás encargó el pasado dos de junio al académico Hamdala la formación de un nuevo ejecutivo palestino para sustituir al encabezado por Salam Fayad, que presentó su dimisión en abril.

El nuevo jefe del gobierno y su equipo juraron el cargo el día seis, hace exactamente dos semanas, en las que el gabinete ha celebrado dos reuniones ministeriales.

Uno de los pocos actos en los que tuvo ocasión de participar el primer ministro en este periodo fue una visita a la Explanada de las Mezquitas, en el territorio palestino ocupado por Israel de Jerusalén Este, en la que se comprometió a hacer de la situación en Jerusalén Oriental una prioridad para su gobierno.

El Ejecutivo de Hamdala está claramente vertebrado en torno al partido nacionalista Al Fatah, con 24 ministros y dos viceprimeros ministros: el que fuera titular de Exteriores en el Gobierno de unidad nacional de 2007, Ziad Abu Amr, y el responsable del Fondo Palestino de Inversión, Muhamad Mustafa, encargado de los asuntos económicos.

Se trata del decimoquinto Ejecutivo desde el nacimiento de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en 1994, a raíz de la firma de los Acuerdos de paz de Oslo.

Hamdala, hasta hace catorce días rector de la Universidad A-Nayah de la ciudad de Nablus (norte de Cisjordania), es licenciado en Lingüística por la Universidad de Manchester (Reino Unido) y ha encabezado importantes comisiones al frente de instituciones palestinas, como el Comité de Dirección de la Unión de Universidades Islámicas, además de haber sido vicepresidente del Grupo de Universidades Mediterráneas en España.

Su dimisión es un nuevo revés para la ANP, inmersa en una profunda crisis económica y de credibilidad ante sus ciudadanos y que mantiene un duro enfrentamiento con el movimiento islamista Hamás, que gobierna en la franja de Gaza.





Esta nota tiene 317 palabras .

No hay comentarios