RECIFE (CRE.).-Víctor Caivano, un fotógrafo argentino que captó el momento, viajó a Brasil para cubrir la Copa Confederaciones para la agencia de noticias AP. Allí, en las afueras de Recife, se encontró con el masivo movimiento popular, ya catalogado como “los indignados brasileños”,

 

Estaba en un taxi cuando vio las movilizaciones. Decidió bajarse del auto y cubrir también esas marchas. “No estaba cubriendo la protesta. Volvía al hotel y bajé del taxi. La mujer estaba indefensa, no hacía nada”, relató el fotógrafo.

 

 

“El flash hace brillar su rostro, el gas forma una película en su cara. Ella entra en shock y retrocede”, agregó. Su trabajo se transformó en un emblema de los últimos días en Brasil.





Esta nota tiene 112 palabras . .

No hay comentarios