CIUDAD DEL VATICANO (CRE.).-El papa Francisco cumplirá hoy sus primeros 100 días de Pontificado, mostrando un cambio radical en la Santa Sede, con sus acciones y pensamiento, considerados aquí como revolucionarios.

El teólogo argentino monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de la Ciencia, dijo que el nuevo Papa “siempre ha buscado concretizar la palabra (de Cristo) en las estructuras sociales”. El teólogo alude al comportamiento de extrema humildad y al lenguaje sencillo, pero profundo y directo del Papa, a quien Vittorio Mondello, arzobispo de Reggio Calabria, define como “revolucionario” por la importancia que tuvo haber “rechazado la cruz de oro, los zapatos rojos, los coches oficiales y, sobre todo, porque no duerme en los apartamentos pontificios”.

Vaticanistas señalan que desde su elección el pasado 13 de marzo, el ex cardenal argentino Jorge Bergoglio, ha tenido importantes logros, tales como haber transformado en más que cordial la tensa y en ocasiones agresiva relación que mantenían los medios de comunicación con la Santa Sede y Benedicto XVI, y haber hecho recobrar al universo católico la confianza en su iglesia y sobre todo en su jefe máximo.

Fascinados por su discurso y sus gestos, todos los miércoles y domingos miles de creyentes y no creyentes de todo el mundo se dan cita en la plaza de San Pedro para escuchar y estar cerca de un Papa que erradicó oropeles y formalidades para presentarse no como Papa sino como el “Obispo de Roma” (como prefiere llamarse), como un humilde pastor que cuida a su rebaño, pero sobre todo a los enfermos, a los pobres y los más débiles.

El cambio radical que han tenido los medios de comunicación con la Santa Sede es tan evidente, que a sólo poco más de tres meses de que Francisco se convirtió en Papa parecen cosa del pasado los durísimos ataques contra el Vaticano y el hoy Pontífice emérito, Benedicto XVI, por sus silencios ante los múltiples casos de pederastia sacerdotal, por el posterior descubrimiento de la corrupción e intrigas vaticanas, así como por la poco trasnparente gestión del banco vaticano (IOR), hechos que salieron a la luz luego de la ilícita fuga y publicación de al menos mil documentos pontificios.

Como sostiene Francesco Peloso, el vaticanista del diario Secolo XIX, al nuevo Pontífice le “bastaron sólo dos apariciones para erradicar las fuertes tensiones que existían entre la Iglesia católica y los medios de comunicación”: la del día que se presentó ante el mundo y su posterior encuentro con la prensa internacional, en el que contó algunos pasajes de su elección.

Una ulterior prueba de la nueva relación entre los medios y el Papa es el poco seguimiento que tuvieron los ataques que éste recibió cuando fue acusado de no haber defendido a algunos sacerdotes arrestados durante la época de la dictadura argentina.

En estos primeros cien días del Pontificado la única cosa que parece inquietar es el tiempo que toma el Papa para poner en marcha la anunciada reforma de la Curia romana, proceso que podría iniciar a finales de este mes.

Mondello consideró que aún es “demasiado pronto para hablar de grandes cambios”, los cuales sin embargo podremos ver “en un futuro próximo”, porque lo que está haciendo “el Santo Padre no pude reducirse, como hacen algunos, a su simple capacidad para encontrar y dialogar con la gente”.

Entretanto, el pueblo de Portacomaro, de donde es originaria la familia del Pontífice, organizó para hoy una velada para celebrar la elección del Papa y recordar que en 1929 la familia Bergoglio emigró de esa localidad del Norte de Italia, para trasladarse a Argentina.





Esta nota tiene 592 palabras .

No hay comentarios