La selección de Tahití es debutante en la Copa Confederaciones que se realiza en Brasil y eso la ha hecho merecedora de la simpatía de un grupo numeroso de hinchas.

El capitán del equipo, Nicolás Vallar, no tiene trabajo, por lo que ha aprovechado la presencia de la selección para solicitar empleo.

“Estoy buscando trabajo. Antes trabajaba para la organización del Mundial de playa, que se jugará este año en Tahití. Me gustaría trabajar en deportes, pero si encuentro otro trabajo lo tomo seguro”, contó el volante de 29 años, que no es futbolista profesional.

Vallar no es el único desempleado de su equipo. Otros siete compañeros no poseen un trabajo estable y el único futbolista profesional de Tahití es el delantero Marama Vahirua, que milita en el Panathinaikos de Grecia, pero sin contrato.





Esta nota tiene 131 palabras . .

No hay comentarios