LA HABANA (CRE.).- El Gobierno y la guerrilla de las Farc retomaron este martes la agenda de paz en La Habana, tras cerrar el 26 de mayo un acuerdo sobre la delicada cuestión de la tierra y analizar por separado las propuestas sobre participación política.

Este martes a la mesa de negociación instalada en Cuba comenzará la discusión sobre el segundo y no menos complejo punto de la agenda del proceso: la transformación de las Farc en un movimiento político legal cuando se alcance la paz definitiva.

Uno de los temas en discusión es la propuesta de las Farc de aplazar un año las elecciones y convocar una Asamblea Constituyente, planteamiento que el Gobierno de Juan Manuel Santos rechazó rotundamente.

Como ya han defendido en numerosas ocasiones, las Farc piden convocar una Asamblea Constituyente “para encontrar una verdadera soluciòn al conflicto con la decisìva participaciòn del pueblo”, según una declaración leída ante los medios por Ivàn Màrquez número dos de la insurgencia y jefe de su equipo negociador.

“¿De dónde se inventó el doctor Humberto de La Calle que la Constituyente revisa y niega lo pactado? El pueblo no puede ser un convidado de piedra que llega a ùltima hora solamente a refrendar lo que otros acordaron. La revisiòn no es negaciòn”, agrega el líder insurgente.

Aunque el gobierno considere que las puertas ya están cerradas, las Farc va insistir por todos los caminos en el llamado a una   Asamblea Nacional Constituyente como mecanismo de refrendación de los acuerdos de Cuba.

La jornada de este martes será definitiva también para conocer el  resultado de las jornadas de trabajo por separado que fueron fijadas con el argumento de darle mayor celeridad al proceso.

Las discusiones en la mesa común se extenderán hasta el próximo sábado en doble jornada y no se limitarán al tema de la Constituyente.

Fuente: El Espectador.





Esta nota tiene 291 palabras . .

No hay comentarios