Los pacientes del hospital Carlos Andrade Marín, en Quito, continúan quejándose por la falta de medicina en esa casa de salud, así como la aglomeración en la entrega de ciertos fármacos.

Aunque la prensa tiene prohibido ingresar al hospital, los pacientes aprovechan la presencia de los medios de comunicación en los exteriores del hospital para hacer sus denuncias.

Existen afiliados al Seguro Social que llevan más de una semana sin recibir su medicamento. Hay pacientes que sufren de diabetes y no tienen la medicina para su tratamiento.

Fernando Cordero, director del Seguro Social, anunció que se están buscando soluciones para el problema en la entrega de medicinas. Mientras tanto, los pacientes aseguran que deben esperar entre tres y cuatro horas para recibir una receta.





Esta nota tiene 120 palabras

No hay comentarios