Un choque entre un tren que se encontraba detenido y otro que lo embistió por atrás en una estación del conurbano de Buenos Aires ha causado la muerte de, al menos, tres personas y 55 heridos. El accidente se produjo a las 7.07 de la mañana entre las localidades de Morón y Castelar. Los pasajeros quedaron atrapados en los vagones. Dos horas después, los equipos de socorro aún seguían sacando heridos en camillas.

La empresa pública que gestiona la línea emitió un comunicado en el que no informó sobre el número de muertos: “A las 7:07 horas, la formación 3725 chapa 19 se encontraba detenida entre las estaciones de Morón y Castelar sentido ascendente, cuando, por motivos que aún se desconocen, la formación 3727 chapa 1 embistió de atrás a la formación que se encontraba detenida”.

Las imágenes de hoy recuerdan al choque que se produjo el 22 de febrero en la estaciòn porteña de Once. En aquella ocasión murieron 51 muertos cuando, por razones que aún se desconocen, un tren con 1.500 pasajeros no frenó al llegar a la estación de Once y topó contra el andén. La presidenta tardó más de cinco días en comparecer ante las cámaras de televisión. El accidente ocasionó un enorme desgaste en la imagen de la presidenta y del Gobierno, a quienes desde la oposición se acusaba de amparar la corrupción que ocasiona un servicio tan deficiente. “Las condiciones que crearon la tragedia de Once son las mismas que generan este mismo desastre”, declaró ayer Paolo Menghini, padre de un joven que falleció aquel 22 de febrero.





Esta nota tiene 263 palabras . .

No hay comentarios