La Comisión del 30-S mantuvo su primera reunión con el fiscal General del Estado, Galo Chiriboga, con el propósito de esclarecer los hechos ocurridos el 30 de septiembre de 2010 con la sublevación policial.

Chiriboga indicó que fue un grave error el dejar la investigación del caso entre quienes se alzaron contra el régimen constitucional, por lo que vio con agrado que sean civiles los que lleven a cabo la investigación.

Para el funcionario es necesario determinar si los altos mandos policiales estuvieron vinculados en la revuelta. “Esto no ocurrió por generación espontánea, fue planificado y tuvo financiamiento”.

El titular de la Comisión, Carlos Baca, manifestó que los responsables que comandaron la conspiración aún se encuentran impunes. “Esa es una tarea fundamental que debe ser saldada por el bien de la democracia y del país, hay que encontrar y sancionar a los responsables de acuerdo con la Ley”.

Baca destacó la potestad constitucional de la Fiscalía General del Estado, de procesar la información, mientras que la Comisión, creada por el Ejecutivo, se encargará de revisar los procesos penales actualmente vigentes sobre el 30-S.





Esta nota tiene 179 palabras . .

No hay comentarios