El volante de Argentina, Javier Mascherano, dijo sentirse avergonzado por lo ocurrido en el estadio Atahualpa y que derivó en su expulsión.

Según lo señalado por el seleccionado ‘albiceleste’, el carrito de emergencia que lo trasladaba iba demasiado rápido y que el conductor no le hizo caso cuando le pidió que reduzca la velocidad.

“Me siento avergonzado. Uno siempre pregona la no violencia. La verdad, me equivoqué. No es lindo que te expulsen de esta manera y generar este tumulto. La camilla iba demasiado rápido, se me estaba moviendo y estaba por caerme. Le avisamos con el médico que vaya más lento, no me hizo caso y reaccioné. Pero, repito, no se justifica”, sostuvo Mascherano.

Javier reiteró que el espectáculo no debió verse empañado por esta situación extra futbolística, por lo que dijo una vez más que fue un episodio muy triste en su carrera deportiva.





Esta nota tiene 143 palabras

No hay comentarios