La Fiscalía profundiza el estudio de documentos incautados de los archivos de la Policía Judicial (PJ) que corroboran la existencia, entre 1984 y 1988, de una unidad clandestina a la cual se le atribuyen torturas, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzosas.

Los documentos incautados comprueban la existencia de la unidad SIC-10, perteneciente al Servicio de Investigación Criminal (SIC), constituido durante el Gobierno de León Febres Cordero, con el fin de combatir movimientos subversivos en el país.

La existencia de esa unidad fue negada siempre por círculos policiales y políticos, pese a lo cual el fiscal General, Galo Chiriboga, informó el hallazgo de documentos originales con nombres de oficiales, detalles de investigaciones y operativos que vulneraron derechos humanos.

Chiriboga manifestó que esta nueva información permitirá tener más indicios acerca de los 138 casos de atentados a los derechos humanos evidenciados por la Comisión de la Verdad, a fin de que puedan ser sometidos a juicios y que no queden en la impunidad.

En la información hallada, agregó, se constató que en varios operativos participaron miembros policiales junto con efectivos de las Fuerzas Armadas y aseguró las evidencias recogidas se encuentran ya en cadena de custodia.

De los 138 casos investigados por la Comisión de la Verdad, Chiriboga señaló que dos ya han sido llevados a juicio y este año espera que otros casos lleguen a los tribunales, aunque no especificó detalles al respecto.





Esta nota tiene 226 palabras .

No hay comentarios