La Organización de las Naciones Unidas (ONU) hizo una advertencia al Gobierno de Turquía por el excesivo uso de la fuerza por parte de las autoridades contra las manifestaciones en ciudades de ese país.

Cecile Pouilly, portavoz oficial de la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, expresó en Ginebra, Suiza, la preocupación de esa agencia del organismo mundial por la represión a las protestas suscitadas en los últimos días.

La vocera también criticó la elevada cantidad de personas arrestadas y heridas por efectivos del Gobierno e hizo un llamado a respetar los derechos humanos de los detenidos.

“Instamos a las autoridades a garantizar el derecho a la libertad de reunión y a los manifestantes a pronunciarse de manera pacífica”, indicó la portavoz de la ONU.

Unas mil personas fueron arrestadas en más de 50 ciudades de Turquía desde el inicio de las manifestaciones, el pasado sábado, en la plaza Taksim, en Estambul.

El detonador de la crisis fue la intención del Gobierno de eliminar el parque Gezi, una de las pocas áreas verdes de esa ciudad.





Esta nota tiene 176 palabras

No hay comentarios