En la gran final de la Champions League, jugada en Wembley, Bayern Munich se coronó campeón, tras el emocionante encuentro donde Borussia Dortmund y Bayern Munich presentaron por qué son los mejores del este torneo y brindaron un gran espectáculo.

El inicio, de poderío ofensivo del Dortmund, tuvo como figura al portero Neuer, que estuvo presto para atajar las arremetidas de Blaszczykowski y Lewandowski, con remates precisos para la buenas atajadas del guardameta.

En contraste, el guardameta del Dortmund no se quedó atrás y le ahogó en dos ocasiones el grito de gol de Robben en dos claros mano a mano en el que salió victorioso el portero.

Las emociones fuertes se hicieron esperar hasta el segundo tiempo. Al minuto 59, una gran jugada de Robben terminó con pase para Mandzukic que solamente tuvo que empujar el balón al fondo de las redes.

Poco tuvo que esperarse para el empate del Dortmund, tras una falta de Dante en el área, que definió de gran manera Gundogan desde los doce pasos.

Parecía que todo se encaminaba hacia el empate en el tiempo reglamentario, hasta que al minuto 88 aparecía una genialidad de Robben, dejando a dos defensas en el camino y rematando con certeza para derrotar a Weindenfeller que nada pudo hacer para que el Bayern celebre el título de la Champions League, que significa la quinta en su historia.

Fuente: Futbolizados





Esta nota tiene 225 palabras . .

No hay comentarios