Un pobre partido de parte de Barcelona le dio el empate en condición de visitante ante Macará, en partido que tuvo al Macará muy animado y con bastantes ocasiones de peligro, no ganando por las intervenciones de Máximo Banguera.

Los ambateños, de la mano de Omar Guerra, fueron muy peligrosos en el arco rival, no pudiendo sumar por los palos y las grandes atajadas de Banguera, que durante el primer tiempo fueron los más incisivos y merecieron mejor suerte.

En el segundo tiempo, Macará no quitó el pie del acelerador, y llegaba constantemente al arco rival, principalmente con el ingreso de Israel Chango, que se animó bastante en delantera junto a Sergio Mina.

A pocos minutos del final, los hinchas de Barcelona enmudecían en el estadio, tras una mala intervención de Giovanny Nazareno, que mandaba el balón a su propio arco, con el alivio para la defensa, tras la anulación de la jugada por posición adelantada de un jugador de Macará.

Punto con sabor a poco para ambos equipos, que no les permite salir de las posiciones en las que están, complicadas, por los objetivos de cada escuadra.





Esta nota tiene 184 palabras . .

No hay comentarios