El clásico de Argentina se vivió con gran ambiente en la previa, pero poco espectáculo en la cancha, donde Boca Juniors y River Plate mostraron sus falencias, dejando un mal sabor en la boca de los hinchas que venían por la máxima fiesta del fútbol de este país.

Boca, que viene en un pésimo momento en el Torneo Finalización, donde está en los últimos lugares, recibía en La Bombonera a un River, de buen comienzo, pero bajos resultados en las últimas fechas.

Tras una fiesta en las gradas, donde cada parcialidad demostró el cariño a su equipo, en la cancha comenzó River Plate dominando el partido, poniéndose al frente del marcador con tanto de Manuel Lanzini.

Con esporádicas llegadas, el cuadro ‘Millonario’ tuvo varias oportunidades de aumentar las cifras en el marcador, no aprovechando y sufriendo el empate en los pies de Santiago Silva.

Para la segunda mitad, el ritmo del partido bajó, teniendo poca proyección ofensiva, dejando las cosas más a la lucha, sin que se puedan hacer daño.

Sobre el final del partido, la nota repudiable, el lanzamiento de una bomba de estruendo cerca de donde se encontraba el portero Barovero, que por suerte no pasó a mayores.

Final del encuentro con la fiesta nuevamente en las gradas, y dos de los equipos más grandes de Argentina con más dudas que certezas.

Fuente: Futbolizados





Esta nota tiene 219 palabras . .

No hay comentarios