Sin muchos problemas y refrendando su gran momento en el fútbol europeo, Bayern Munich derrotó a Barcelona en el Camp Nou por 3-0, y sentenció la llave que lo conduce a la final de la Champions League, junto al Borussia Dortmund.

La ausencia de Lionel Messi por lesión le pesó mucho a Barcelona, que no tuvo claridad y cayó en el sistema de juego que le proponía el Bayern Munich, que anulaba a los locales cuando trataban de atacar y sufrían en defensa cuando se animaban los alemanes.

En el inicio de la segunda mitad, llegaría la sentencia de las esperanzas de los catalanes, tras el gol al minuto 47 de Robben, que con un preciso remate desde el sector izquierdo anotó el tanto que enmudeció al estadio.

La mala noche de Barcelona vendría acompañado de un autogol de Gerard Piqué, y el tanto de Thomas Muller, que dejaba a un equipo yerto, sin reacción y pobre en el ánimo.

La otra cara, la del Bayern Munich, que llegaron de gran manera a la final en Wembley, donde enfrentará al Dortmund, el próximo 25 de mayo.





Esta nota tiene 182 palabras . .

No hay comentarios