La plantilla del Deportivo parece haberse cansado de las promesas de los dirigentes, que les adeudan tres meses de sueldos y no han cumplido con lo prometido, por lo que le han puesto un plazo de pago, que vence mañana.

En la práctica de ayer, los jugadores interrumpieron los trabajos para tener una reunión con los dirigentes, donde se les manifestó su resolución de no esperar más plazos por las deudas que tienen con ellos.

“Siempre hay límites y esperamos que en esta semana haya alguna solución con respecto al tema económico, hemos esperado mucho. Esperamos que hasta el jueves la dirigencia se haga ver y si no hay respuesta daremos a conocer la resolución que ha tomado el equipo”, manifestó Luis Checa a la prensa tras la práctica.

Las deudas han sido uno de los tópicos de Deportivo Quito, que ya ha estado suspendido en dos ocasiones por estos rubros, levantándosele las sanciones de última hora a poco de los partidos.





Esta nota tiene 159 palabras . .

No hay comentarios