Los seleccionados de Serbia y Croacia disputan un encuentro por el Grupo A de la UEFA en las Eliminatorias al Mundial Brasil 2014. Pero este partido tiene mucha historia, relacionada al fútbol, y que ha trascendido las canchas hasta ser el detonante de una guerra, cuando ambos países pertenecían a Yugoslavia.

Era el 13 de mayo de 1990, y dos equipos tradicionales de este sector como son Dinamo Zagreb y Estrella Roja de Belgrado se enfrentaban en un partido que iba a pasar a la historia, y no precisamente por lo que sucedió con el balón.

Con problemas sociales por el sistema comunista que vivía en esas épocas Yugoslavia, el ambiente se sentía pesado en la previa del encuentro, y desató en una guerra campal de ambas parcialidades en el campo de juego.

Los de Zagreb (actual capital de Croacia) y de Belgrado (actual capital de Serbia), no midieron grado de violencia para agredirse entre ellos. Los policías, bajo órdenes de las autoridades yugoslavas, reprimieron de manera violenta a los hinchas del Dínamo, lo que provocó inclusive la reacción de los futbolistas.

Zvonimir Boban, gran figura en un futuro del AC Milan y de la selección de Croacia, ante la violencia con la que era agredido un hincha de su equipo, reaccionó golpeando al policía y permitiendo que huya el fanático.

Este hecho provocó un enfrentamiento social que terminó con la disgregación de Yugoslavia, y la independencia de Serbia y Croacia, entre otros países.

23 años después, en el mismo escenario Maksimir Stadium de Zagreb, ahora como naciones independientes, se enfrentan los de Belgrado y Zagreb, esperando que ahora la “guerra” no sea tal, sino un espectáculo de fútbol.

Fuente: Futbolizados.





Esta nota tiene 274 palabras

No hay comentarios