Kenya puede perder la guerra contra el VIH/Sida al depender de los donantes extranjeros, quienes en cualquier momento podrían retirar su apoyo, alertó hoy la Dirección Nacional de Control de esa enfermedad (NACC).

El jefe de la División de Apoyo Técnico de la NACC, Francis Ndungo, dijo que era riesgoso para el Estado depender de los países occidentales sin contar con un plan de contingencia propio.

Aunque los fondos para combatir el VIH se duplicaron en la última década, la mayor parte de ese dinero no proviene del Gobierno keniano, señaló Ndungo durante un foro sobre el tema celebrado en esta capital.

En la actualidad, el 75 por ciento de la financiación viene de donantes extranjeros y esto no es sostenible, precisó el especialista, y agregó que está preocupado por el futuro de la lucha contra esa pandemia en el país.

La NACC promueve en ese sentido iniciativas para que el sector de la salud logre generar fondos y enfrente la enfermedad sin tener que depender de las donaciones de instituciones foráneas, aseguró Ndungo.

En Kenya el VIH/Sida afecta a cerca de dos millones de personas, según estadísticas oficiales.





Esta nota tiene 184 palabras . .

No hay comentarios