Tan caliente como siempre, y con los tradicionales y nuevos ingredientes, hoy se juega uno de los clásicos más apasionantes del mundo, el derby español entre Real Madrid y Barcelona, el primero de los muchos que tendrán estos dos equipos durante el año.

Esta vez, es por el partido de ida de la semifinal de la Copa del Rey, donde el Real Madrid quiere sacarse la espina de saber que está fuera de lucha en la Liga Española ante un Barcelona que lo aventaja con muchos puntos en el liderato.

Los catalanes visitan Madrid por más que un triunfo, por reivindicar ante algunos escépticos que el buen momento que viven no es coincidencia y que ante todo y ante todos no escatimaran esfuerzo en esa máquina ofensiva que es ahora el Barcelona.

Otro duelo estará en el banco de suplentes, donde un alicaído Mourinho quiere rescatar unos aplausos luego de muchas críticas, justo enfrentando al poco protagónico pero efectivo Tito Vilanova, con quien tuvo un cruce fuerte hace algunas temporadas, cuando éste era asistente técnico de Guardiola.

Tal vez una competencia, más allá de lo que ellos manifiestan es entre los dos jugadores más sobresalientes de los equipos. El portugués Cristiano Ronaldo quiere salir del eclipse que le impone en el mundo balón el argentino Lionel Messi, por lo que espera destacar en este encuentro con sus goles.

Muchos ingredientes, mucha pasión, que deja en pie un gran partido en el Santiago Bernabeu, a jugarse a las 15H00 (hora ecuatoriana), donde lo más es seguro que no faltará serán emociones.





Esta nota tiene 255 palabras . .

No hay comentarios