Un amargo trago sufrieron ayer los argentinos al ver a su selección eliminada en la primera fase del torneo que organizaban, pese a derrotar a Colombia, 3-2, resultado que no les alcanzó por la victoria de Paraguay sobre Bolivia.

Era la crónica de una muerte anunciada para Argentina, que había tenido uno de los peores torneos en esta categoría que puede recordar, y no sabía lo que era ganar, merced a dos derrotas y un empate. Para los argentinos, solo el milagro de la victoria de Bolivia los podía salvar, pero los del altiplano no ayudaron, cayendo 5-1 ante Paraguay.

Con resultado ya conocido, jugaron más bien para cumplir el calendario, y pese a que mostraron un mejor rendimiento que en los anteriores partidos, ganaron 3-2 (con goles de Alan Ruiz, Iturbe y Allione para los argentinos, y descuento de Perea y Quintero), todo quedará para la anécdota del Sudamericano que Argentina organizó, y tiene que terminar viendo por TV.

En el Grupo A, los tres cupos para el hexagonal final confirmaron, con la presencia de Chile, Colombia y Paraguay.





Esta nota tiene 177 palabras . .

No hay comentarios