El seleccionado anfitrión del Sudamericano Sub-20 sufre por su tercer partido sin conocer la victoria y la eliminación tocándole la puerta en un tipo de torneos que siempre tiene a los ‘Albicelestes’ como protagonistas. Esta vez el escollo de Argentina fue Bolivia.

Las críticas venían fuertes para el seleccionado argentino. Tras dos derrotas (ante Chile y Paraguay), el panorama era poco placentero para los jóvenes jugadores, que recibieron agravios por parte del público antes del inicio del encuentro.

En la cancha, las cosas se complicaban de entrada para los anfitriones. Minuto 11 y Danny Bejarano marcaba la primera de los bolivianos con un potente remate rasante, que hacía más hostil el clima en el estadio.

Argentina luchaba, trataba, y hasta lucía mejor en ciertos parajes del partido, aunque más era la desesperación. Para el segundo tiempo, podría comenzar a pensar en la recuperación, con los goles de Lucas Melano y Luciano Vietto, que ponían a ganar a los argentinos.

Pero, al minuto 85, una mano clara de Gianetti en el área era decretada como penal para Bolivia, que los del altiplano no desaprovecharían, logrando así el empate final, y provocó las caras largas de los jugadores argentinos, que salieron con la reprobación de los hinchas.

Ahora, los dirigidos por Marcelo Trobianni la tienen complicada. Con un solo puntos, y faltándole apenas un partido por jugar, depende de resultados varios para soñar con la clasificación, una tarea muy complicada que los deja al borde de la eliminación.





Esta nota tiene 241 palabras .

No hay comentarios